lunes, 23 de enero de 2017

2016/01/31 - Cuarto Domingo del Tiempo Ordinario

Monseñor Agrelo (Arzobispo de Tánger)
IV DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO




31 de Enero del 2016








Elegidos y consagrados: “Hoy se cumple”.

La liturgia de este domingo se abre con una súplica y una promesa: “Sálvanos, Señor Dios nuestro; reúnenos de entre los gentiles: daremos gracias a tu santo nombre, y alabarte será nuestra gloria”.

Los salvados, los que Dios ha reunido, ellos son la comunidad que, con la acción de gracias y la alabanza, da testimonio de las obras de Dios y proclama la gloria que sólo a él le pertenece.

Observa que nadie en la comunidad se excluye del agradecimiento y la alabanza, porque nadie ha quedado excluido de la salvación. Nadie se eximirá de dar testimonio de Dios, pues nadie ha quedado excluido del don de Dios que es Cristo Jesús. Salvados por Cristo, reunidos en Cristo, nuestra gloria es alabar por Cristo y en Cristo a nuestro Dios.

Ahora, en esa comunidad, escucha la palabra que el  profeta recibió del Señor: “Antes de formarte en el vientre, te escogí; antes de que salieras del seno materno, te consagré: te nombré profeta de los gentiles”.

Son palabras para el profeta de la antigua alianza, para Jesús de Nazaret y para ti.

La elección y consagración del profeta, anticipa, en la penumbra de la figura, la plenitud de sentido que elección y consagración tendrán en la realidad de Cristo Jesús, plenitud de sentido que tienen también en la imagen de Cristo que eres tú, su Iglesia, su cuerpo.

Esto somos: elegidos y consagrados para ser profetas, para decir lo que el Señor nos manda; elegidos para un combate, para un enfrentamiento, escogidos para el rechazo, llamados para la cruz.

Ama lo que eres, pues eres lo que ha hecho de ti el amor de Dios.

Como Cristo tu Señor, “cíñete los lomos”, pues es largo el camino que has de recorrer.

Como Cristo tu Señor, “no les tengas miedo”, pues el que te eligió, el que te consagró, está siempre contigo para librarte: Él es tu refugio, él es el alcázar donde te salvas.

En comunión con Cristo tu Señor, también tú puedes decir con verdad: “Hoy se cumple la palabra de la Escritura que hemos oído”.


Feliz domingo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Printfriendly